31 mayo 2006

MUERTE EN DIRECTO

Hay mucho de obsceno -no diré ya irrespetuoso, que la barrera del respeto la saltamos, mejor dicho, derribamos y pisoteamos hace bastante tiempo- en la cobertura por parte de la prensa de la agonía y muerte de Rocío Jurado. La tropa ha sitiado la residencia de la artista en La Moraleja y mete la cámara en el ojo y el micrófono en la boca de cada pariente, médico o asimilado que cruza la verja. No se trata sólo de nutrir los “salsas rosas” y “tomates”, sino de dar el parte en el parte, una “noticia humana” en mitad de los sucesos y politiqueos habituales. Fariseísmo puro en las frases de catálogo (“la familia está pasando por su momento más difícil”) y en los gestos (hoy, mientras esperaba el comienzo del telediario, la despedida de Anne Igartiburu, ese compungido “hasta mañana, corazones” con pucherito incluido, casi me hace potar). Abomino de esa parte de mi profesión que, en nombre de la libertad de expresión o del interés general, no deja morir en paz en la gente (o la resucita para darle estopa).

3 comentarios:

Elliot Ness dijo...

De acuerdo sobre lo bochornoso de la actuación de estos supuestos periodistas. Pero seamos justos con todos, ¿por qué no ocurrió esto mismo con el fallecimiento de Rocío Durcal? ¿No tiene la familia mucha culpa por lo sucedido? ¿Por qué se apresuran tanto estos familiares a bajar sus ventanillas del coche en cuanto ven una alcachofa cerca? ¿Acaso este circo no se ha montado tradicionalmente con el beneplácito del famoseo?

La familia de la chipionera está sufriendo ahora lo que han fomentado durante tantos años.

Por cierto, estoy esperando ese CD de grandes éxitos de Rocío Jurado, que sin duda saldrá al mes siguiente de su muerte.... Ya se sabe, la pela es la pela....

Mike Muddy dijo...

Sí, estoy de acuerdo en que hay que repartir la responsabilidad entre famosos y periodistas. Y no olvidemos la tercera pata: el público. Si esos programas no tuvieran la audiencia que tienen, otro gallo nos cantaría.
Me acabo de enterar de la muerte de Jurado. Supongo que lo que hemos visto no es nada para lo que nos espera. Hay que explotar el filón hasta la náusea.

Anónimo dijo...

Ayer estuve viendo y escuchando a Sánchez Dragó y a Coto Matamoros discutiendo sobre la televisión basura bajo la batuta del loco de la colina. Evidentemente, la perspectiva de cada uno era distinta pero con un común denominador: ese tipo de televisión es nauseabundo pero rentable. Como siempre, me voy a llevar el asunto a mi terreno: si a un ingeniero se le cae un puente o si a un arquitecto se le derrumba un edificio por haberse ahorrado en la estructura, independientemente de las repercusiones legales, es vilipendiado por el resto de la profesión. Periodistas!, reaccionad, haced algo para que impresentables como éstos de los que estamos hablando utilicen vuestro nombre en algo que en el reino animal sólo hacen las hienas y los buitres. Ya está bien de escuchar justificaciones como el socorrido: “Estamos haciendo nuestro trabajo”. Por favor, vuestro trabajo es otro, y tú, Mike, nos has dado buenas muestras de ello.

Riddleman