04 mayo 2006

FLAMENQUITA VERSUS CAGANER


Tengo un colega que le trae a su cuñada souvenirs típicos y tópicos de los lugares donde viaja: una torre Eiffel, un Big Ben, un Coliseo... Al principio pensé que lo hacía de coña, pero no, su cuñada está encantada: a él lo tiene en un altar y a las figuritas en el mueble del salón. Lamentablemente, los turistas extranjeros que visiten Barcelona no podrán llevar a sus cuñadas y suegras los socorridos toros y flamencas porque el consejero de Comercio, Turismo y Consumo de la Generalidad catalana, Josep Huguet (ERC), el mismo que impulsó la campaña para sancionar a los comerciantes que usaran el castellano en sus rótulos, quiere erradicar los símbolos que relacionen Cataluña con España de las tiendas de las Ramblas para impulsar la artesanía catalana. Así que los guiris tendrán que conformarse con reproducciones a pequeña escala de la Sagrada Familia y, sobre todo, con los caganers, figuras de personas defecando que aparecen en los belenes de los països catalans. Habrá que explicar a esos turistas que el caganer no simboliza las “cagadas” diarias de los políticos catalanes -sería injusto que estos genios fueran objeto de burla-, sino prosperidad y buena suerte, ya que fertiliza la tierra con sus heces. Ponga un caganer nacionalista en su vida en lugar de una casposa flamenquita.

1 comentario:

Elliot Ness dijo...

Los políticos catalanes simbolizan perfectamente el espíritu del "cagón", es decir, cagada tras cagada están fertilizando un sentimiento de animadversión hacia todo lo que huela a catalán en España. Y luego se rasgan las vestiduras por el boicot a los productos catalanes...
¿Qué piensan los más de 260.000 parados catalanes de las cagadas de sus políticos? ¿Y los extorsionados por ERC? ¿Y los afectados del Barrio del Carmel?

Esto del caganer más que a Navidad me huele a cortina de humo populista para tapar escándalos políticos mucho más serios y peligrosos para su integridad electoral... ¿tendrán algo que ver las elecciones municipales que se avecinan?