28 septiembre 2008

EL ACTOR Y LA PERSONA

Debate en el coffee break: ¿Deben los actores ser buenas personas además de buscar la excelencia en su trabajo? Un compañero polemista trae a colación a Javier Bardem para picarme. Naturalmente sabe lo que opino del tipo: extraordinario como actor, infumable en su faceta de personaje público. A pesar de todo, le deseo grandes éxitos. Hace poco llamó imbéciles a los españoles en las páginas del New York Times y luego alegó no sé qué problemas de traducción. Ya no te puedes fiar ni de los plumillas de periódicos de ese nivel. El maestro Ryszard Kapuscinski dijo una vez que "para ser buen periodista hay que ser buena persona", así que como creo que la profesión de Bardem no es mejor que la mía es razonable pedirle a nuestro oscarizado amigo que no sea tan capullo. Podría tomar ejemplo de un grande de verdad, Paul Newman, que acaba de dar un peligroso salto, como Butch Cassidy... pero no hacia un río de aguas tumultuosas, sino hacia la inmortalidad. He leído análisis en la prensa, comentarios en los foros de internet... y todo el mundo destaca, además de su genio como actor, su calidad como ser humano. Supongo que cada cual es libre de construir como quiera sus personajes, ya sean reales o ficticios, y los demás somos libres de someterlos a juicio.

3 comentarios:

El polemista dijo...

La aclaración de la periodista del New York Times: ”Due to the events which have occurred after the interview given by Javier Bardem to the New York Times Magazine, I would like to clarify that Javier never intended to insult the Spanish population. He was talking about ONE small group of people in his native country, who constantly attack him and his career. To the contrary, Javier showed in the interview a large amount of respect and gratefulness to his fellow Spaniards, and he is deeply proud of being one of them. He would never be disrespectful to the people of Spain, who have supported him throughout his career. He is very proud of them and his country, and is very concerned that due to this linguistic miscommunication, people are feeling the opposite. I would like to remind everyone that after receiving the Academy Award, which is one of the most important moments of his career, he dedicated it to his country in Spanish.”

Su discurso en los Oscar: "Mamá, esto va por ti, por los abuelos Rafael y Matilde. Va por los cómicos de España que llevaron la dignidad y el orgullo a nuestro oficio. Esto es para España".

Antonio del Real, director de cine, hoy: "En España es imposible no tener enemigos".

El polemista dijo...

Si se le ocurre a Bardem algo parecido no le dejan volver a pisar España.

El escritor Rafael Sánchez Ferlosio ha asegurado hoy que odia a España "desde siempre", en parte por la excesiva atención que se le presta a los deportes, como se ha podido comprobar en los recientes Juegos Olímpicos, y en parte porque le "carga esto de la patria". "El concepto de patria es el más venenoso de los conceptos", decía hoy Sánchez Ferlosio al presentar, en un encuentro con la prensa, su nuevo ensayo God & Gun. Apuntes de polemología, un conjunto de reflexiones sobre la historia, la guerra, la religión, el derecho y el fanatismo.

Mike Muddy dijo...

Lo que NO HAY en España es cintura, auténtico sentido del humor y autocrítica, y sí mucho sectarismo y ganas de ajustar cuentas. Hoy Garci dice en ABC: "En este país ha nacido un nuevo deporte nacional: tirar a Garci". Así que nadie está a salvo, por lo que parece. Bardem insultó a los españoles que le critican. Él puede manifestar sus ideas con plena libertad y poner a caer de un burro a los no afines... pero, amigo, cuando le dicen algo que no le gusta se envuelve en la aureola de "maltratado" y reparte estopa a diestro y siniestro.

En lo que a mí respecta, reivindico mi derecho para alabar y criticar a Bardem como actor y como personaje público que, por cierto, opina sobre asuntos que no tienen que ver son su profesión.
Y otra cosa: este tipo o cualquier otro cómico o asimilado no tiene más bula o derecho que cualquier ciudadano de a pie a expresarse, ni posee la exclusiva de la ética y de la razón. Si un lector me dice que no le ha gustado un reportaje mío no le llamaría imbécil.

Sobre Ferlosio... en fin... ¿que odia a España? ¿Que le jode el deporte? ¿El concepto de patria? A lo mejor no duermo esta noche. Cada uno es libre de escoger sus demonios y de psicoanalizarse en un ensayo. Conmigo que no cuente para comprar su libro. Sólo se vive una vez y no tengo tiempo para leer esas chorradas.