27 marzo 2009

LAS COSAS PEQUEÑAS

Un desayuno con amigos. Un corto paseo bajo esta primavera esplendorosa (paréntesis en el drama que se vive en una redacción donde hay que pedir permiso para abrir las ventanas). Son buena gente, pero ninguno de ellos tiene muy clara la respuesta a la pregunta de ayer.

1 comentario:

Sandía dijo...

El diablo les ha pedido el alma, la dignidad, los principios, la integridad... ¿El precio?... Llegará con el tiempo y la humillación, si es que este mundo es justo, también.