04 octubre 2006

CRÍA CUERVOS

Alfonso Ussía se ha dado de baja como suscriptor de ABC. Lo contaba ayer en un artículo en La Razón que reproduce hoy El Mundo. Los profesionales que trabajamos aquí le damos pena (“no merecen ser víctimas del naufragio”). Se me ocurre un lugar donde el engolado Ussía podría meterse su compasión (como dice uno de sus célebres versos radiofónicos: “El puente tiene tres ojos, yo tengo dos solamente, pero si me cuento el del culo, tengo los mismos que el puente”). En la guerra de medios ya no se hacen prisioneros. Dice el articulista que ABC ya no es “su” ABC. Ahora es “El Paisito”, “perdido en un grupo periodístico muy fuerte y respetable que hace muy bien los diarios de provincias, esos que tienen que estar siempre al lado de los poderes sin que se note excesivamente”. Tampoco es mi ABC. Aunque, reflexionando un poco más, probablemente nunca lo fue. Ese sentimiento de pertenencia lo circunscribo a familiares, amigos, recuerdos, viajes, libros, películas... Aquí hago un trabajo y me pagan por él. Intento que el intercambio sea justo; por mi parte, creo que en 19 años he sido rentable y honesto. Hay cosas de este periódico que me gustan y otras que no me gustan en absoluto: soy muy crítico, pero mi auditorio lo forman unas pocas personas de confianza. Cuando me intentaron echar hace cuatro años aprovechando el cierre de “Blanco y Negro” eliminé todo resto de sentimentalismo. No obstante, si algún día me voy por mi propio pie o algún “terminator” de recursos humanos me hace descarrilar no vomitaré bilis por las esquinas. Resultaría patético. Como el graciosillo Ussía, el autor de los inmortales “El marqués de Sotoancho” y “Manual del ecologista coñazo”, que es quien es gracias a ABC. Como Tomás Cuesta (al que se le puede aplicar aquello de “si compras a un argentino por lo que vale y lo vendes por lo que dice que vale, te haces millonario”). Como el propio Jiménez Losantos, el trasgo de las ondas. Los cuervos que criaron los Luca de Tena nos sobrevuelan con aire de superioridad y nos piden perdón por sacarnos los ojos.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Cierto. ABC ya no es "nuestro" ABC. Desde hace tiempo. Desde que dos caballeros decidieron que los que estaban no valían, y se dedicaron a echar mierda encima a profesionales solventes y capaces para premiar a sus amiguetes. Pero también es cierto que lo mínimo que uno tiene que conservar en la vida es el agradecimiento. El reconocimiento a quien les dio la oportunidad. A algunos, de ganarse la vida decentemente. A otros, de llegar al estrellato por los motivos que sean, bien valía personal, bien relaciones basadas, precisamente, en "ser de ABC". Aplíquense el trío del veneno (el amigo de Epsuperancia, el amigo de Marta Barroso y el amigo de nadie, porque nadie le quiere) ese viaje al pasado, y acuérdense de dónde se apoyaron para dar su gran salto. Tiene tres letras y no es ni de los vascos, ni de Zarzalejos, ni de los Luca de Tena, ni de nadie en concreto... Es historia del Periodismo, es patrimonio cultural español, y ellos dieron el salto desde allí, desde ABC. Y eso es así, sentimentalismos aparte...

Elliot Ness dijo...

Me has recordado algo que me dijo un canadiense hace tiempo: "Compraría a un español por lo que se cree que vale, y lo vendería por lo que realmente vale".

Hay que ver lo que nos diferenciamos de los argentinos...

Antonio M. Figueras dijo...

Tengo interés en saber a qué dos caballeros enmierdadores se refiere el usuario anónimo... porque a mí me salen más de dos...

Mike Muddy dijo...

En estos momentos me acuerdo de Julio Camba, César González Ruano, Joaquín Xaudaró, Antonio Mingote... De aquellas Terceras donde firmaba gente como Miguel Delibes u Octavio Paz...
...sentimentalismos al margen.